lunes, 29 de junio de 2015

III Desafío solar de Amurrio 2015

Volvía de nuevo a hacer esta marcha en Amurrio, me gustó bastante el año pasado, y en esta ocasión ha sido espectacular. Buen tiempo, recorrido impresionante, y magnífica compañía.
Este año se puede decir que ha sido realmente un desafío solar, no ya por llegar antes de que se ponga el sol, sino porque al comienzo pegó Lorenzo de lo lindo.
Ya estaba avisado desde la Irati Extreme de que se había cambiado el recorrido y era mucho más bonito, y así ha sido.
Aparte de un puñado de mendibikers, estaba también la gente de Euskadi en BTT, y con la idea de hacerles un guiño, llevé su equipación .
Tras el chupinazo, nos pusimos en marcha. Todos estos primeros kilómetros fueron iguales al año pasado, lo único que cambió fueron las condiciones meteorológicas, así que las cuestas sin barro hicieron que todos fuéramos más fluidos. Total, que me vine arriba, y empecé mi particular desafío contra el sol.
Tenía a vista a varios mendibikers, y me puse a tirar para cogerlos, pronto llegaron las primeras bajadas, gozando como nunca. Me encontraba con gente conocida que me saludaba, cuadrillas de gente animando en las subidas más duras del recorrido, todo genial.
Así llegamos al avituallamiento del km 20, es lo único que me ha defraudado algo de esta martxa, me ha parecido que los avituallamientos eran un poco escasos; en ninguno me faltó de nada, pero hablando luego con la gente, se quejaban de eso.  
Seguimos después de este avituallamiento subiendo para dar con un llano engañoso, sendero de montaña con piedras, como digo yo rompe rodillas, y nos fuimos acercando a los miradores del salto del Nervión. Sin agua en esta época, las vistas…increíbles.
Pasamos después a zona de bosque entre piedras y raíces. Se atisbaba ya la virgen de Orduña, y en el bosque anterior a pasar por el portalón de Piedra que da a la bajada hacia Orduña, ya había gente tirada sufriendo los primeros calambres. La prueba era preciosa pero bastante dura, a estas alturas, llevábamos ya 1200m de desnivel, y alguna bajada trialerilla en la que hay que estar con todos los sentidos puestos.
Como la de la Virgen, me puse de la misma a bajar para ver si cogía a Siertxu que se me había escapado un poco, y tras un pequeño sustillo, me lo tomé con más calma hasta que el terreno se hizo algo más suave para poder ir más rápido.
Llegué a la zona de corte con suficiente tiempo y después del avituallamiento de nuevo me lancé en la bajada hasta que…tras cruzar la carretera llegó la última subida al Babio.
Se me atragantó, el suelo estaba muy roto por las máquinas, mucha rodada, y aparte de lo cansado que ya estaba, se me hizo muy largo. Al final divisé el buzón de la cima, estaba tan cansado que ni me apetecía hacerme una foto, así que tiré para abajo, a por las últimas trialeras, llegando ya al circuito urbano estaba con un dolor de manos….Pero ya daba igual, había ganado de nuevo al sol, crucé la meta y me encontré con Siertxu que había llegado un poco antes, así que nos pusimos, eso sí, a degustar los sabrosos chorizos, chistorras, y morcillas que salían de las brasas aderezados con una cervecita, que…aunque hubiera preferido una coca cola, me supo a gloria. Asier se fue y me quedé esperando a la gente que faltaba, así fueron llegando poco a poco, y estuvimos un buen tiempo de charleta junto a las brasas.
Todos hemos coincidido en lo mismo, el sitio impresionante, para mí el circuito guapísimo, la organización increíble, algo más en plan sales, glucosa en el avituallamiento hubiera estado genial, y lo que más nos ha sorprendido es la participación, creo que 210 participantes no hace justicia a la dedicación, el buen hacer y el esfuerzo del club de Amurrio para organizar una jornada de BTT espectacular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario