lunes, 30 de enero de 2012

IRISASI BTT 2012

Andatza mendizalea elkartea
Al fin en casa, acabó todo, lluvia, barro, frío nieve, granizo, mas barro, y aún así, esta 1ª marcha BTT Irisasi me ha encantado. Pero empecemos por el principio...

Habíamos cogido una casita de agroturismo a las faldas del monte Irisasi, íbamos a hacer noche el sábado, llegamos a eso de las 12:00, y tras hacer unas compras y dejar todo en casa, nos fuimos a comer. Por supuesto a una sidrería, justo al lado de Usurbil, en Aginaga, con unas 8 cupelas, chuletón...todo muy rico, y al final, también lleno de gente.











El día estaba lluvioso y hacía bastante frío, así que dimos una pequeña vuelta y nos quedamos hasta la cena en la casa. Claro, con tanto frío, lo que más nos apetecía era un chocolate con churros...y como ya más o menos somos expertos en hacer tanto chocolate como churros, pues eso es lo que cenamos (que no solo la pasta contiene hidratos, también los churros).

Al día siguiente me levanté a las 7:00, 1ºC en la calle, menudo frío. Había estado lloviendo toda la noche, así que no quería ni pensar la de barro que nos íbamos a encontrar. Sobre las 8:15 llegamos a Usurbil, bastante gente en la inscripción, y nos hubiéramos quedado allí, ya que olía a caldo con chorizo...

A las 9:00 se dio la salida, y empezó a llover...a ponerse el chubasquero. Me había quedado helado esperando, tan solo tenía los pies calientes, gracias a las nuevas botas de goretex Northwave que me he comprado. Los 4 primeros kilómetros los hicimos por asfalto. Justo al pasar por la casa empecé a entrar en calor. Poco después comenzamos la subida por pista, muy bonito todo, con mucho arbolado. Seguía lloviendo, y a medida que íbamos subiendo, la lluvia dio paso a una tímida nevada, que se convirtió en nevada cerrada, algún tramo estaba bastante roto por el agua, y justo en un tramo de estos, un patrol de la organización se quedó completamente anclado haciendo panza.

Fuente: Andatza
Fuente: Andatza



















Al avituallamiento Asier y yo llegamos blancos. Tras un poco de líquido y turrón, y después de sacudirnos la nieve, seguimos para arriba.
Los tramos eran increíbles, el suelo entre barro y maleza, y a los lados del camino, el manto blanco que había dejado la nieve. Estábamos en la parte alta, y pronto comenzamos a bajar, al principio medianamente bien, una pista más o menos maja, para dar paso a una bajada entre maleza, en la que tuvimos que poner pie a tierra, resbalaba demasiado, y yo me di cuenta de que el freno delantero, cada vez frenaba menos.
Fuente:Andatza
Al finalizar esa bajada, la marcha prosiguió por los mismos tipos de pista, con barro y bastantes charcos no muy profundos que se podían pasar bien...hasta que metí la rueda dentro de uno que tenia doble fondo, total que me caí dentro del charco, menuda calada...A estas alturas tenía las zapatillas completamente llenas de agua que se me había colado por los tobillos, menos mal que gracias al chubasquero, más o menos la parte del pecho no estaba mojada.

Fuente: Andatza
Seguimos por pistas con subidas y bajadas, y en éstas, que nos encontramos a dos arreglando una bici. A uno se le había doblado la patilla del cambio, y no tenían llave inglesa para tuercas, así que ahí estuvimos ayudándoles. Pudimos poner más o menos bien la patilla, las rulinas del cambio en su sitio y la cadena. En ese momento llegó un mecánico, y ya se quedó con ellos.
Fuente: Andatza




Nos quedaba la mitad del recorrido y habíamos estado 30 minutos entre una cosa y otra. Consecuencia: me había vuelto a quedar helado y Asier no sentía los pies. ¡Menudo frío! Menos mal que entre otra bajada, algún tramo más de rodar y los dos últimos repechos, volví a atemperar otra vez el cuerpo.
Fuente: Andatza
La verdad es que los siguientes 10 kilómetros los pasamos bastante rápidos, y las últimos cuestas se nos atragantaron un poco. Al final, nos quedaban 7 kilómetros y nos dijeron que empezaba la bajada hasta meta - y otra vez la lluvia. Tiré para abajo casi a tope, ahora sí que no tenía freno delantero (bueno, lo que no tenia eran pastillas) y en nada llegamos a Usurbil.  Esta vez no hubo sprint ni nada por el estilo, no di opción jejeje, y a los 5 minutos llegó Asier.
Tras tomarnos unos pinchos de tortilla y chorizo (me quedé con las ganas del caldo, pero no me apetecía nada líquido), nos fuimos otra vez para casa, desandando lo andado.
Fuente: Andatza
Fuente: Andatza









La marcha ha sido muy bonita: un 90% ciclable, bien organizada, con mucha gente en los cruces y en las bajadas peligrosas (a más de uno hasta le cogieron para que no cayera). Y la verdad es que me ha quedado cuerpo de volver a hacerla. Lo malo ha sido el tiempo. Aunque la nieve tiene su punto, es verdad que si no hubiera llovido todos estos días, con menos barro hubiera estado un poco mejor, pero...es enero, que queremos, no?

Fotos: Btt Irisasi

4 comentarios:

  1. GRACIAS A VOSOTROS POR DARNOS ESAS NOTAS TAN BUENAS. VIENDO COMO HA SALIDO EL PROXIMO AÑO INTENTAREMOS HACERLO MEJOR TODAVIA (UNO DE LA ORGANIZACION)

    MILESKER BENETAN!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si estamos librando, allí estaremos

      Eliminar
  2. Hola soy el que rompió el cambio muchas gracias por ayudarme ya siento haberos entretenido sobre todo con el frío que hacia, no me olvido de esas cañas que me dijiste espero que coincidamos en otra prueba y poder tomarlas con unos pinchos, nosotros no pudimos terminar la prueba entera ya que me dijo el mecánico que todavía quedaban subidas y tenia el cambio muy tocado, esperaremos que mejore el tiempo y volveremos por nuestra cuenta. Un saludo y gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un saludo Pablo, ya siento que no terminárais, aunque es lo que tienen las averías así, que nunca sabes si al final otra vez se va a romper el cambio. La verdad es que yo también tengo ganas de pasearme otra vez por esos montes, pero como tú bien dices, lo dejaré para otro momento con mejor tiempo.

      Eliminar